El Banking-as-a-Service (Banca como Servicio), generalmente abreviado como BaaS, se inscribe en la misma lógica que el Software-as-a-Service, Mobility-as-a-Service y Blockchain-as-a-Service: un modelo basado en una suscripción adaptada a los servicios consumidos y utilizados por el cliente.

El Banking-as-a-Service ofrece una solución diferente al software bancario tradicional y se adapta a las necesidades de las empresas que desean ofrecer servicios bancarios. Basadas en tres pilares (una licencia, un back-office y una API), las empresas de BaaS pueden, por tanto, ofrecer servicios bancarios de marca blanca en lugar de los bancos tradicionales y sus infraestructuras heredadas.

El valor del modelo BaaS

El interés de la Banca como Servicio es múltiple. Desde su aparición a principios de la década de 2010, ha permitido la llegada de todo un nuevo tipo de empresas: las fintech. El BaaS aborda una serie de problemas, al tiempo que facilita la creación de nuevos modelos de negocio.

El primer problema al que se enfrentaron inicialmente empresas como Treezor y otras startups que se lanzaron antes de la aparición de BaaS fue la falta de una solución sencilla, centralizada y de marca blanca para ofrecer servicios bancarios y de pago.

Las instituciones bancarias no ofrecían aprovechar su infraestructura, el software para desplegar soluciones bancarias era extremadamente caro y en todos los casos existentes se necesitaban múltiples socios. Un socio para la concesión de licencias (o más bien para obtener su propia licencia), un socio para la infraestructura de pagos (o software bancario), un socio para la emisión de tarjetas de pago. Por último, la introducción de la cuestión de KYC ponía de manifiesto la falta de una solución digitalizada y un marco normativo adaptado, lo que suponían grandes obstáculos para el modelo Fintech emergente.

Las instituciones pioneras de la Banca como Servicio, como Treezor, han ayudado a resolver este problema. Las empresas y fintech que quieran lanzar sus propios servicios disponen ahora de soluciones que integran todos los componentes, son extremadamente flexibles basadas en API, tienen bajos costes y son altamente escalables gracias a los servicios en la nube. Como resultado, han surgido muchos modelos de negocio, nichos altamente especializados y una mejora sustancial de la calidad de los servicios bancarios.

El futuro del BaaS

El modelo de Banking-as-a-Service está empezando a imponerse. En Europa, sobre todo en Francia, Alemania y el Reino Unido, el BaaS está detrás del lanzamiento de la mayoría de los neobancos y fintech que ofrecen carteras digitales y tarjetas de pago. Yendo más allá, BaaS se centra cada vez más en la embedded finance (financiación integrada), que es el siguiente paso lógico en la APIización de los servicios bancarios. Esto se refleja en la aparición de marketplaces y middleware que permiten conectar las API de diferentes proveedores dentro de un ecosistema regulado y controlado, como ofrece Treezor con Treezor Connect.

Puntos clave:

  • El Banking-as-a-Service es una solución B2B para las empresas que quieren ofrecer servicios bancarios y de pago.
  • El Banking-as-a-Service está acelerando la digitalización de los bancos y los servicios financieros y la aparición de nuevos modelos de negocio, impulsando el ecosistema fintech y tecnológico.
  • El Banking-as-a-Service está regulado por la misma normativa que rige a los bancos y compañías de seguros en España.
  • Las plataformas de Banking-as-a-Service están detrás de la mayoría de las tecnologías financieras de éxito que ofrecen servicios bancarios y de pago.

¿Quiere saber más sobre los diferentes servicios de BaaS?  

Encuentre todos nuestros artículos sobre Banking-as-a-Service en el blog de Treezor aquí.