Las fintech francesas nunca han estado en mejor forma: como recordatorio, se han recaudado 2.300 millones de euros en 2021 (según El Referente; en España fueron 450 millones de euros en el mismo periodo). Pero, ¿es esta tendencia sostenible o se trata de una moda pasajera? Descifremos dos aspectos importantes de este éxito con la ayuda de dos informes recientes: «La internacionalización de las Fintech francesas» y «Las 100 Fintech».

 

#1: El innegable éxito de las Fintech francesas

El éxito de las fintech francesas es innegable: hay 7 captaciones de fondos de más de 150 millones de euros en 2021 sobre un total de 93 operaciones (según El Referente; en España fueron 38 operaciones en el mismo periodo). Esto representa un aumento del 174% en un año (en comparación con 2020). La confianza del mercado en las fintech francesas ha propiciado la aparición de 6 nuevos unicornios en diversos sectores durante el pasado año.  

Cabe destacar que el ticket medio de recaudación es también muy elevado, alcanzando un máximo de 24,4 millones de euros, lo que corresponde a un aumento del 86% en comparación con el año 2020. Varias razones pueden explicar este pronunciado interés por las fintechs francesas, entre ellas el Brexit, que está contribuyendo a hacer de Francia un territorio más atractivo para los inversores extranjeros en detrimento de su competidor británico.   

 

#2: El enorme reto de internacionalizar nuestras startups

A pesar de estas colosales recaudaciones, las fintech francesas siguen encontrando obstáculos para hacerse realmente visibles en la escena internacional. Este fenómeno puede depender de varios parámetros, entre ellos las barreras normativas. De hecho, las Fintech se enfrentan a este freno y pueden ver obstaculizado su desarrollo. Un ejemplo es el regulador del Reino Unido, que es conocido por su dificultad para conceder la aprobación a las empresas emergentes europeas. Como resultado, la empresa Younited Credit, por ejemplo, tuvo que posponer temporalmente su despegue en el Reino Unido. 

Además, las fintech francesas deben anticiparse y pensar en su modelo en la escena europea desde el principio de la definición de su modelo de negocio, para poder desplegarse en varios países y captar fácilmente el mercado europeo.

El éxito de las fintech francesas es notable, y si logran su internacionalización, muchas de ellas podrán reclamar el estatus de unicornio y brillar en la escena internacional.